“Más intergeneracionalidad, menos edadismo”, Declaración de la Cátedra Macrosad

Vie, 17/04/2020 - 10:46
0
Vie, 17/04/2020
Una niña y su abuelo caminando cogidos de la mano
una niña cogida de la mano de su abuelo

Título completo: “Más intergeneracionalidad, menos edadismo”, Declaración de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales de la UGR

  • A propósito de la discriminación por edad en el contexto de la pandemia de COVID-19

La Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales de la Universidad de Granada hace pública, a propósito de la discriminación por edad en el contexto de la pandemia de COVID-19, la Declaración “Más intergeneracionalidad, menos edadismo”.

Entre los objetivos de esta Cátedra están la divulgación científica relacionada con la intergeneracionalidad y la promoción de las relaciones intergeneracionales como medio para impulsar el bienestar y la mejora socioeconómica de personas y comunidades, con especial atención a los grupos generacionales que necesitan más apoyo. “Por ello, hemos considerado oportuno hacer una declaración y actuar al respecto de algunos comportamientos edadistas en el contexto de la pandemia de COVID-19”, se señala en la Declaración.

El edadismo es la discriminación contra cualquier persona por su edad o por la etapa vital en que se encuentra, por ejemplo, aplicándole prejuicios y estereotipos negativos. En la situación actual en la sociedad española e internacional está quedando patente, incluso entre el personal sanitario, la existencia de un edadismo prevalente , en especial contra las personas mayores, que supone una discriminación de este sector de la población.

Para evitar que en un futuro próximo se extienda el edadismo, desde la Cátedra Macrosad se señala la necesidad del contacto intergeneracional como fórmula para reducir la discriminación por edad contra las personas mayores ya que cuando se combinan educación y un contacto intergeneracional bien planificado las actuaciones contra las actitudes edadistas son más eficaces. “Por ello, creemos que ha llegado el momento de introducir definitivamente en las agendas públicas y privadas, y para todas las edades, tanto una adecuada educación sobre el proceso de envejecimiento como un impulso sostenido de las relaciones intergeneracionales dentro y fuera del ámbito familiar. En sociedades como la nuestra, que acusa un evidente envejecimiento demográfico, aumentar las oportunidades para un buen contacto intergeneracional es una necesidad imperiosa. De lo contrario nos arriesgamos a que el edadismo vaya en aumento, y con ello, a perjudicar seriamente el bienestar y las vidas de muchas más personas”, se recoge en la Declaración.¡
 

Más intergeneracionalidad, menos edadismo

Declaración pública de la Comisión Mixta de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales de la Universidad de Granada a propósito de la discriminación por edad, en Granada a 15 de abril de 2020

Entre los objetivos de esta Cátedra están la divulgación científica relacionada con la intergeneracionalidad y la promoción de las relaciones intergeneracionales como medio para impulsar el bienestar y la mejora socioeconómica de personas y comunidades, con especial atención a los grupos generacionales que necesitan más apoyo. Por ello, hemos considerado oportuno hacer una declaración y actuar al respecto de algunos comportamientos edadistas en el contexto de la pandemia de COVID-19.

1. El edadismo existe y es muy dañino.

El edadismo es la discriminación contra cualquier persona por su edad o por la etapa vital en que se encuentra, por ejemplo aplicándole prejuicios y estereotipos negativos. Está demostrado que el edadismo, que se aprende e interioriza a edades tempranas y se va reforzando con el paso del tiempo, es una fuente importante de desigualdad y de injusticia, y tiene un elevado impacto nocivo sobre el funcionamiento de las personas, la productividad, la cohesión social y los costes sanitarios. Investigaciones solventes han constatado la prevalencia internacional del edadismo, en especial contra las personas mayores. La discriminación por edad supone un importante riesgo para el bienestar y la salud de las personas de más edad en términos psicológicos (menos autoestima, más depresión), comportamentales (tendencia al aislamiento por sentirse excluido) y fisiológicos (problemas de sueño). Más aún, habiéndose demostrado hace tiempo que el edadismo también existe entre los profesionales de los servicios sanitarios.

2. La discriminación por edad es inaceptable.

Recientemente, el Ministerio de Sanidad ha publicado un informe sobre aspectos éticos en situaciones de pandemia a propósito del coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID-19 en el que se incluyen varios comentarios de naturaleza implícitamente intergeneracional. En concreto, el documento dice que “los pacientes de mayor edad en caso de escasez extrema de recursos asistenciales deberán ser tratados en las mismas condiciones que el resto de la población”, y que, a la hora de tomar decisiones sobre la aplicación de cuidados intensivos, considera inaceptable descartar a una persona enferma de COVID-19 por superar una edad. Por otro lado, el informe pide que se preste especial atención a posibles discriminaciones hacia “los colectivos de menores de edad en situaciones más vulnerables”. En definitiva, la posición del Ministerio es que aceptar una discriminación por edad “supondría establecer una minusvaloración de determinadas vidas humanas por la etapa vital” en la que se encuentran las personas.

3. Un adecuado contacto intergeneracional disminuye el edadismo.

La alusión a un posible edadismo en distintas etapas vitales es la que da pie a una lectura intergeneracional. Dentro de la campaña que la Organización Mundial de la Salud está llevando a cabo en torno al edadismo se ha realizado una evaluación de las intervenciones para reducir la discriminación por edad contra las personas mayores. La conclusión ha sido que cuando combinamos educación y un contacto intergeneracional bien planificado las actuaciones contra las actitudes edadistas son más eficaces. Por ello, creemos que ha llegado el momento de introducir definitivamente en las agendas públicas y privadas, y para todas las edades, tanto una adecuada educación sobre el proceso de envejecimiento como un impulso sostenido de las relaciones intergeneracionales dentro y fuera del ámbito familiar. En sociedades como la nuestra, que acusa un evidente envejecimiento demográfico, aumentar las oportunidades para un buen contacto intergeneracional es una necesidad imperiosa. De lo contrario nos arriesgamos a que el edadismo vaya en aumento, y con ello, a perjudicar seriamente el bienestar y las vidas de muchas más personas.

Por todo lo expuesto, la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales de la Universidad de Granada incluirá en su Plan de Actividades de 2020 algunas acciones en torno al tema “más intergeneracionalidad, menos edadismo”, e invita a personas y entidades a trabajar en esta misma línea.

Web: https://catedras.ugr.es/macrosad/

Contacto: Mariano Sánchez, director de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales, es profesor del Departamento de Sociología de la UGR. Correo elec: @email